Seleccionar página

 

El e-comerce sigue marcando una tendencia claramente alcista. En estos momentos, en España se incrementa a diario el porcentaje de compras realizadas  de forma on-line .

De ahí el optimismo de cara al futuro que se  muestra hacia esta modalidad de negocio, que espera continuar su crecimiento en el año que comienza.

Es por ello que no debe extrañarnos que a muchos nos tiente  la idea de emprender un proyecto de este tipo.

Como en cualquier aventura empresarial, son muchísimos los aspectos a tener en cuenta, y no debemos descuidar ninguno de ellos a la hora de establecer nuestro plan de negocio.

Una de las decisiones, que a priori puede parecernos menor, pero que sin duda es de gran importancia cuando nos animamos a poner en marcha una negocio on-line, es la elección del  tipo de embalaje más adecuado para la comercialización del producto que vamos a ofrecer.

Cada vez es mayor el abanico de oferta en lo que a productos destinados a embalaje se refiere, así como su grado de personalización, algo que en principio sin duda es una gran ventaja, también puede  complicarnos algo la vida, con lo cual no está demás que tengamos  claro qué aspectos contemplar a la hora de poner en marcha la elección.

Lo primero que deberíamos hacer sería centrarnos  en el producto que tenemos entre manos y tener claro la imagen que queremos darle.  Ese puede ser un buen punto de partida para establecer que papel darle al tipo de embalaje  a usar.

Es básico que establezcamos un orden claro de prioridades: tal vez sólo queramos encontrar un tipo de embalaje  que nos resulte práctico y económico, y no encarezca el precio final, pero también puede ser que tengamos motivos que  justifiquen  hacer una inversión mayor, ya sea por dotar al envío de una mayor protección, por dar una mejor imagen , etc.

Es imprescindible que tengamos  claro las características del producto que estamos vendiendo en cuanto a tamaño, peso, volumen, fragilidad, etc, y ver en cuál de ella priorizar.

Otro tema fundamental a analizar será el de los costes.

Tener definidas correctamente las características de cada uno de los productos a incluir en tu catálogo, nos ayudará a hacer nuestra elección con más acierto.

Otro aspecto  en el que merece la pena  pararnos a invertir parte de nuestro tiempo será el  analizar la oferta de embalaje que nos ofrece el mercado.

No debemos tener reparos en solicitar muestras, muchas de las empresas de packaging  estarán encantadas de  enviárnoslas de forma gratuita. Siempre es mejor analizar el producto de primera mano, incluso empezar con pequeñas cantidades para ver cómo funciona  y valorar la impresión que causan al cliente.

Intentar en la medida de lo posible personalizar nuestro  embalaje siempre va a sernos beneficioso. Hay empresas dispuestas a hacerlo , incluso cuando se trata de pequeñas cantidades, sin que ello suponga un incremento desmesurado del coste. Todo es cuestión de verlo, y  en muchos casos puede suponer un valor añadido  que compense la inversión.

Estar al día en las últimas ideas en lo que a sistemas de embalaje se refiere, es algo a lo que tendremos que dedicar atención.

 

Suscríbete para ser el primero en enterarte

Ofertas, novedades, proyectos. Todo Portable Boxes en tu buzón

¡Lo conseguiste! Ya eres uno de los nuestros

Pin It on Pinterest

Share This