Seleccionar página

¿Qué es lo peor de irse de vacaciones?. Sin duda…. Volver.

Por mucho que nos pese, para la mayoría de nosotros, se acabaron las vacaciones, y con ellas se van esos días de descanso, de ocio, de diversión… que tanto hemos disfrutado con amigos y  familia. Ponemos punto y final a las largas mañanas de playa o piscina, a esas noches de terraza  y chiringuito, a esas reuniones pausadas y a los ratos de relax y diversión.  Es un hecho: nos toca recuperar nuestro día a día.

Eso era algo que ya sabíamos antes de empezarlas, pero ahora toca enfrentarse a la realidad: volver a los horarios, a la rutina del trabajo y las obligaciones familiares. Y claro, no es lo mismo saberlo que vivirlo.

La cruda realidad de la vuelta al trabajo

Es obvio que la vuelta no es igual para todos , a unos les cuesta más que a otros, pero parece que es bastante habitual que  desemboque en el  llamado “síndrome post-vacacional”.  Nos sentimos cansados, tristes, apáticos. A veces incluso, pueden llegar a alterarse nuestro sueño o apetito.

Siendo conscientes de esto, no nos quedará otra que buscar cómo darle salida a esta situación.

Habría que tratar de que esa vuelta no fuera  brusca, en la medida de lo posible.  Una idea para conseguirlo podría ser, por ejemplo, no apurar los viajes o estancias hasta última hora. Si regresamos a casa  dos o tres días antes de volver al trabajo, podremos hacer la transición de forma más relajada. Además, tendremos tiempo de descansar, y organizar la casa: vaciar maletas, poner lavadoras y llenar el frigorífico. Es  algo poco apetecible, pero sin duda indispensable, y si podemos hacerlo de forma relajada, sin duda, nuestro nivel de estrés estará más controlado, y  esto siempre será de gran  ayuda.

Una vez cumplidas estas tareas, quizás sea hora de respirar hondo y tomarnos un momento para organizarnos de la mejor manera. Establezcamos prioridades: no es necesario hacerlo todo de golpe. Centrémonos en lo prioritario y el resto vayamos haciéndolo poco a poco.

Para que realmente esto sea efectivo es vital mantener una  actitud positiva. Cierto que alejar pensamientos negativos no es tarea fácil, pero es el camino para lograr mantener el control de la situación.

Manual de vuelta a la rutina

No hay una única fórmula que garantice superar este mal trago con éxito, pero si podemos poner en marcha algunas acciones que nos pueden ser de ayuda.

Sin duda, mantenerse activo es una actitud básica. Aquí el abanico de opciones es de lo más amplio, a gusto de cada cual,  pero sin duda es cierto   que el ejercicio y actividad física son aliados del buen estado de ánimo. La vuelta a la rutina del gimnasio, o del deporte al aire libre nos facilitará despejar nuestra mente y nos dará el empujón que necesitamos para superar ese agobio inicial: salir a correr, ir a la piscina a nadar unos largos, una clase de spinning…..nos hará sentir mejor, más relajados y felices.gimnasio 2

Retomar  nuestra vida social también es muy recomendable: organizar una cena, ya sea en casa o fuera, con nuestros amigos o familiares, para intercambiar experiencias y recuerdos, será un momento grato que mejorará nuestro estado de ánimo y nos conectará de nuevo con nuestra realidad de forma positiva.

imagen vida social

 

Dedicar un rato a revisar las fotos y videos de las vacaciones y ponerlos en orden, es otra actividad para la que podemos encontrar un rato, y que seguro que nos reportará buenas emociones.Del mismo modo aprovechar para reorganizar alguna parte de la casa que hemos ido dejando: armarios, trastero… puede  ayudar a sentirnos mejor.

organizacion armario

Se trata en definitiva, de encontrar la forma de recuperar nuestra actividad, pero haciéndolo lo más fácil posible.

Marcarnos objetivos que nos motiven siempre es una técnica efectiva.  Y como todo en la vida, es cuestión de proponerse. Una vez que conseguimos ponerlas en marcha serán una verdadera terapia de choque contra la ansiedad.

Aprovechar para reorganizar alguna parte de la casa que hemos ido dejando: armarios, trastero… puede  ayudar a sentirnos mejor.
Se trata en definitiva, de encontrar la forma de recuperar nuestra actividad, pero haciéndolo lo más fácil posible.

Marcar objetivos que nos motiven , siempre es una técnica efectiva.  Y como todo en la vida, es cuestión de proponérselo. Una vez que conseguimos ponerlos en marcha serán una verdadera terapia de choque contra la ansiedad.

 

 

Suscríbete para ser el primero en enterarte

Ofertas, novedades, proyectos. Todo Portable Boxes en tu buzón

¡Lo conseguiste! Ya eres uno de los nuestros

Pin It on Pinterest

Share This